Un crédito simple es un préstamo de mediano o largo plazo que las instituciones financieras otorgan a las personas físicas con actividad empresarial y personas morales de distintas industrias, tanto del ámbito comercial, industrial o de servicios, y es una gran opción de financiamiento ya que es muy fácil de administrar y normalmente se utiliza para financiar un negocio de reciente creación o en expansión.

Sus características son:

  • Lo pueden solicitar personas físicas con actividad empresarial y personas morales tanto nacionales como extranjeros.
  • Disposiciones de capital y pagos establecidos en fechas previamente pactadas en un contrato.
  • Tiene intereses por morosidad, es decir, por incumplimiento del pago
  • La tasa de interés puede ser fija o variable
  • Al término del pago y liquidado el préstamo, es necesario abrir una nueva línea de crédito si se requiere más capital.

Estos son sus componentes:

  • Monto: es la cantidad de capital que la financiera otorga en el crédito y que se tendrá que devolver en un plazo determinado más los intereses
  • Comisión por apertura: es la cuota que la institución financiera cobra por los trámites administrativos y la formalización del crédito
  • Plazo: Es el tiempo estipulado en el que se deberá pagar el crédito
  • Tasa de interés: es la cantidad de dinero que representa un porcentaje del crédito otorgado
  • Temporalidad: Es la periodicidad con la que se deben realizar los pagos del crédito, estos pueden ser quincenales, mensuales o anuales.

Garantía en el crédito simple

El crédito simple puede no requerir una garantía, sin embargo, si la institución la solicita, es con el objetivo de darle mayor certeza del cumplimiento de la deuda y además, de que ayudará a disminuir la tasa de interés del préstamo. Aquí te mencionamos algunas de las garantías más comunes que deberás tomar en cuenta al momento de solicitar un crédito para tu negocio:

Garantía prendaria: Se deja un automóvil o mercancía a la institución durante el plazo de deuda como garantía de cumplimiento del pago.

Garantía hipotecaria: Es un bien inmueble ya sea de un particular o una sociedad acreditada que cumpla con el mismo valor o superior al monto del préstamo otorgado.

Garantía fiduciaria: Bienes muebles o inmuebles que garantizan el pago del préstamo mediante un fideicomiso.

Garantía personal: En estos casos la institución toma en cuenta a un aval u obligado solidario

Garantía líquida: Previo al financiamiento, la institución requiere la cantidad equivalente a “X” mensualidades, y que después será devuelta en los últimos pagos acordados del préstamo.

¿Cuáles son los beneficios de un crédito simple?

Un crédito simple puede ayudar al crecimiento de tu empresa incrementando su productividad ya que puede ser utilizado para:

Compra de activos fijos: El financiamiento dedicado a la compra de activos fijos es necesario para  el crecimiento del negocio sobre todo cuando tu empresa aún no cuenta con el flujo de efectivo suficiente, ya sea con el objetivo de adquirir bienes inmuebles, material de oficina, equipo de maquinaria, terrenos y/o edificaciones o la remodelación del establecimiento.

Capital de trabajo: El financiamiento para capital de trabajo es uno de los más comunes entre las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMes), y se utiliza para cubrir los diferentes gastos y costos que tu empresa debe atender diariamente en su operación, ya sea porque tienes cuentas que pagar a tus proveedores en un determinado tiempo, tus clientes no han liquidado sus cuentas, necesitas inventario para seguir produciendo y vendiendo o necesitas el capital para destinarlo a la mano de obra o pago de nómina, entre otros.

Proyecto de inversión: El crédito simple para la inversión se otorga de acuerdo al costo estimado del proyecto. Puede estar destinado a nuevos productos o servicios, expansión del negocio hacia nuevos mercados o algún proyecto que reduzca los costos de la empresa.

Reestructuración de pasivos: Cuando la empresa tiene deudas u otros créditos y está pasando por problemas financieros provocados por una fuerte caída en ventas, un incremento en los costos o el país se encuentra en desaceleración económica, un crédito para reestructurar pasivos servirá para mejorar las condiciones de algún préstamo que ya te encuentres pagando, de esta forma puedes conseguir una mejor tasa, plazo y temporalidad de pagos.

¿Cuáles son sus implicaciones?

Como en cualquier crédito, debes analizar y comparar lo que ofrece cada institución, desde la tasa de interés, las comisiones y seguros, anualidades, ingreso mínimo mensual que debes de tener para ser aprobado y las consideraciones específicas de cada financiera para saber cuál es la que mejor se adecúa a las necesidades y posibilidades de tu negocio.

Si estás consciente de las necesidades de tu negocio y requieres más información, puedes contactarnos fácilmente, nosotros te ayudaremos y te presentaremos las mejores opciones.